Redes sociales

FacebookTwitterRSS

Subscríbase por e-mail

La abuela de la humanidad no es Lucy, es Ardi

17 años después de su hallazgo presentan el antepasado más antiguo
Hace 6 millones de años hominidos y simios se separaron del tronco evolutivo; hace 4.4 millones Ardi bajaba de los árboles y caminaba erguida, Lucy siguió sus pasos hace 3.2 millones

Washington / Agencias


wawis_ardipithecusEl antepasado más antiguo del hombre ya no es Lucy, el esqueleto de un australopitecus hembra que vivió hace 3.2 millones de años en lo que hoy es Etiopía y que fue descubierta en 1974. En esas mismas tierras, pero más de un millón de años previos vivió Ardi, que ayer fue presentada en sociedad 17 años después de su hallazgo.

Ardi —o ardipithecus ramidus— es la prueba más antigua de que los homínidos y los simios se separaron hace mucho tiempo. Los antropólogos calculan que esto sucedió hace más de seis millones de años, y hace concretamente 4.4 millones de años fue cuando vivió esta hembra de apenas 1.20 metros y 50 kilos.

wawis_ardi_thumEl descubrimiento es tan valioso que la revista Science le dedica un número especial a los estudios realizados por 11 equipos internacionales sobre la base de 110 restos óseos fósiles. La conclusión es reveladora: el nuevo homínido significa un salto hacia atrás de más de un millón de años en el conocimiento de la estirpe del ser humano, significa que más de un millón de años antes de que naciera Lucy, su antepasado directo Ardi ya caminaba por esas tierras del noreste africano y ya nada tenía en común con los antepasados de los actuales gorilas o chimpancés.

A CUATRO PATAS Y A DOS

wawis_lucy_recreacion

Esqueleto y recreación de Lucy

En su momento Lucy demostró que los homínidos empezaron a andar erguidos antes de que aumentara el tamaño del cerebro, y los científicos, a partir de entonces, se empezaron a preguntar qué pasó antes. ¿Andarían erguidos ya los antepasados de Lucy o se apoyarían sobre los nudillos y se colgarían de las ramas de los árboles como los chimpancés?

Con el hallazgo de Ardi, especialmente los huesos casi completos de las dos manos, se sabe por las muñecas que compartía la costumbre de los antepasados de los simios de vivir en los árboles a cuatro patas, pero ya bajaba a tierra y caminaba. Además, la manos del ardipithecus ramidus eran ya relativamente diestras para manejar objetos.

POCO AGRESIVOS

En cuanto al cerebro del nuevo antepasado, es pequeño, como el de los chimpancés actuales. Además, parece haber poca diferencia de tamaño total entre machos y hembras, y el cráneo y los dientes indican que tenía una cara pequeña y que era poco agresivo socialmente. Este último rasgo se deduce, curiosamente, de la ausencia de un canino protuberante y afilado en los machos. Esto sugiere que los conflictos entre machos eran menos frecuentes que en otros primates, como los chimpancés y los gorilas, explica otro investigador, C. Owen Lovejoy, de la Universidad de Kent.

Escrito por en 2 octubre 2009. Archivado en * Info • Lente,Mundo. Puede seguir cualquier respuesta a esta nota con RSS 2.0. Puede dejar una respuesta o un trackback a esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>